La Fundación Observatorio propone alumbrar de forma inteligente para mantener encendidos los cielos de Canarias

La Fundación Canaria Observatorio de Energías Renovables y Eficiencia Energética celebró el Seminario “La huella ambiental en la iluminación artificial, protección y valorización del cielo nocturno” donde se analizó, entre otros temas, la importancia de preservar el medio ambiente, ahorrar energía e innovar para generar modelos de negocio vinculados con un turismo científico sostenible.

Preservar el medio ambiente, ahorrar energía e innovar para generar modelos de negocio vinculados con un turismo científico sostenible son algunos argumentos que se debaten hoy en el Seminario que analiza la huella ambiental en la iluminación artificial, protección y valorización del cielo nocturno, organizado por la Fundación Canaria Observatorio de Energías Renovables y Eficiencia Energética (FCOEREE), en colaboración con la Fundación Starlight, celebrado en la Real Sociedad Económica Amigos del País de Tenerife.

Desde la Fundación Observatorio queremos inspirar y concienciar a empresas e instituciones, público y a toda la sociedad en general, de la importancia de alumbrar de una forma inteligente para mantener encendidos los cielos de Canarias, destacó el presidente de la Fundación, Paulino Rivero, en el acto inaugural de este encuentro, que busca debatir de manos de expertos las consecuencias y posibles vías de solución que contribuyan a disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero y mantener el activo medioambiental, cultural, científico y económico que suponen unos cielos limpios, para el disfrute de las noches estrelladas y para la investigación, para abrir nuevas opciones de ocio y turismo sostenible, entre ellas, el astroturismo.

El presidente de la Fundación resaltó la trascendencia del debate, una apuesta por la sostenibilidad dentro del marco del desarrollo de las energías renovables y la eficiencia energética, que además es uno de los objetivos de la Fundación Observatorio, puesta en marcha para generar conciencia, educar, formar y buscar sinergias entre las entidades implicadas, públicas y privadas. Esta apuesta por la sostenibilidad, apuntó Rivero Baute, se transforma en oportunidades vinculadas con la economía verde y la economía azul.

Junto al presidente de la Fundación, Paulino Rivero, presentaron el encuentro el presidente de la Real Sociedad Económica Amigos del País de Tenerife, José Carlos Alberto, quien recordó la celebración, a finales de este mes de octubre, de los treinta años de La ley del Cielo de Canarias, una normativa pionera que ha inspirado leyes en otras provincias y comunidades españolas, y lugares del resto del mundo.

Por su parte, Juan Ruiz Alzola, Catedrático de la ULPGC y colaborador de la Fundación Observatorio de las Energías Renovables y la Eficiencia Energética, habló de innovar para preservar el medio ambiente y generar modelos de negocio vinculados con esta actividad, y recordó que en los últimos cien años de iluminación en los espacios públicos y en el interior de los espacios que habitamos nos alejan de la experiencia vital de la oscuridad. Sin embargo, tal beneficio reporta un doble coste que, hoy en día, podemos mitigar. Por un lado, el consumo eléctrico de las luminarias conlleva la emisión de gases propia de la generación eléctrica requerida.

 

Por otro, el abuso de la iluminación artificial ha supuesto un daño al valor medioambiental y cultural de las noches oscuras, cuya observación reflexiva ha acompañado a nuestros antepasados hasta fechas muy recientes. Minimizar el impacto ambiental de la generación eléctrica requiere el uso de luminarias eficientes en el ámbito público y doméstico, acompañado de la sensibilización ciudadana. Con ello, no solo disminuirán las emisiones de gases de efecto invernadero, sino que recuperaremos el activo medioambiental y cultural que supone el disfrute de las noches estrelladas, abriendo con ello la puerta a opciones de ocio y turismo sostenible, entre ellas, el astroturismo.

Este encuentro de difusión abierto al público busca promover el uso de luminarias de bajo consumo en espacios públicos y disminuir la huella de carbono de la iluminación artificial, cuando se cumplen 30 años de la Ley del Cielo de Canarias, la primera Ley del mundo diseñada para la conservación del cielo de una zona determinada, en este caso de la isla de La Palma, con el fin de evitar los efectos adversos de la luz artificial. Preservar los cielos oscuros como valor cultural y medioambiental, y suscitar el astroturismo como actividad económica sigue siendo un objetivo estratégico para el futuro de Canarias, y común con entidades como la Fundación Starlight, la Oficina Técnica de Protección del Cielo del Instituto de Astrofísica de Canarias, asociaciones de astrónomos amateur, asociaciones de empresarios de astroturismo, fabricantes de luminarias, administraciones locales e insulares, entre otros.

A lo largo del encuentro, en el desarrollo de cuatro ponencias de expertos, se analizarán las consecuencias de los avances de la humanidad en el campo de la iluminación eléctrica, tanto en el consumo eléctrico como en la emisión de gases propia de la generación requerida, y el daño medioambiental y cultural que ello ocasiona en la observación de las noches oscuras, cuya práctica requiere el uso de sistemas eficientes en el ámbito público y doméstico, acompañado de una sensibilización ciudadana. Las luminarias eficientes no solo disminuirán las emisiones de gases de efecto invernadero, sino que se recuperaría el activo medioambiental y cultural que supone el disfrute de las noches estrelladas, abriendo con ello la puerta a opciones de ocio y turismo sostenible, entre ellas, el astroturismo.

Las ponencias son “La importancia de la iluminación eficiente y de la protección del cielo oscuro”, por Antonia Varela, colaboradora de la Fundación Starlight e investigadora del Instituto de Astrofísica de Canarias; “El astroturismo en la oferta de Tenerife como destino”, por Aida Cedrés Díaz. Turismo de Tenerife; “30 años protegiendo el cielo de Canarias” por Federico de la Paz, de la Oficina Técnica de Protección de la Calidad del Cielo de Canarias. Instituto de Astrofísica de Canarias; y el impacto energético de la iluminación artificial: Oportunidades en eficiencia energética a cargo de Agustín González, gerente de la Asociació́n de Jóvenes Empresarios de Tenerife.

La Ley del Cielo cumple 30 años

El Seminario se suma a los actos de celebración de la Lay del Cielo que cumple 30 años, para recordar la importancia y alcance de la “Ley sobre la Protección de la Calidad Astronómica de los Observatorios del Instituto de Astrofísica de Canarias”, de 31 de octubre de 1988, normativa pionera que inspiró leyes en otras provincias y comunidades españolas, como Cataluña, Baleares o Andalucía, así como las de distintos lugares del mundo, como Chile, Hawái e Italia.

 

 

 

 

 

 

La excepcional calidad del cielo de Canarias para la observación astronómica está protegida por la conocida como “Ley del Cielo”, que el Gobierno Español, a propuesta del Parlamento de las Islas, aprobó el 31 de octubre de 1988. Una normativa que regula cuatro aspectos fundamentales. En primer lugar, la contaminación lumínica, regulando la iluminación de exteriores en la isla de la Palma y la parte de la isla de Tenerife que tiene visión directa desde La Palma. En segundo lugar, la contaminación radioeléctrica, estableciendo los niveles de radiación electromagnética para que no interfieran en los equipos y medidas de los Observatorios. En tercer lugar, la contaminación atmosférica, controlando las actividades que puedan degradar la atmósfera en el entorno de las instalaciones astrofísicas. Y en cuarto lugar, las rutas aéreas, regulando el tráfico aéreo sobre los Observatorios para evitar interferencias que puedan afectar al trabajo científico.

Desde la entrada en vigor de La Ley, hace ya 30 años, se han acondicionado instalaciones del alumbrado público en muchos municipios de las Islas, consiguiendo con ello frenar el avance sin tregua de la contaminación lumínica. Además, la Ley del Cielo en Canarias ha significado un revulsivo del que han ido naciendo otras ideas y proyectos similares en otras comunidades autónomas. Entre estas iniciativas cabe destacar la denominada ‘Starlight’, una declaración a nivel internacional en defensa de la calidad del cielo nocturno y el derecho de la humanidad a disfrutar de la contemplación del Universo. También, sea por razones astronómicas o de tipo medioambiental, en regiones como Cataluña, Baleares o Andalucía se han redactado proyectos para luchar contra este tipo de contaminación. Además, en La Palma, primera “Reserva Starlight” del mundo, con uno de los mejores cielos para la observación del Cosmos, se están llevando a cabo multitud de iniciativas para el desarrollo del turismo de estrellas o astroturismo.